¿Quién es realmente el traductor?

January 28, 2019

Como empresa internacional, Google viene desde hace varios años trabajando fuertemente en que su sistema de traducción sea lo más eficaz posible. El sistema de traducción gratuito, que está disponible en casi todos los idiomas del planeta, se ha ido robusteciendo de manera exponencial.

 

Todo eso, gracias a la ayuda de usuarios que han percibido errores gramaticales y han aportando a que el algoritmo de traducción gramatical sea más inteligente, más sutil con cada línea que traduce y con cada puntuación que trae consigo el texto.

 

Sin embargo, un traductor profesional te puede asegurar que por muy avanzada que sea la tecnología, nada igualará nunca a su talento. ¿Por qué aseguran esto? Porque traducir es un arte tan idéntico al que esculpe una escultura, fabrica una joya o escribe un poema.

 

En esta ocasión, conocerás algunas de las claves que mejor definen a lo que es un buen traductor:

 

 

 

Vive en medio de libros

 

Si tienes la oportunidad de visitar la morada de un traductor, ya sea en su propia casa, habitación u oficina, vas a descubrir que su vida se mueve entre libros y páginas. El más organizado y sencillo de todos tendrá toda su biblioteca archivada en una tablet o en su laptop.

Su adicción hacia los libros tiene más que ver con su gusto por la lectura, que por la misma responsabilidad de su oficio o el fuerte deseo de continuar dominando los idiomas con los que se desempeña.

 

Los libros son una razón de ser que le permite estimular su talento y seguir sumergiéndose en el universo de las palabras, sus significados y sus sonidos.

 

Películas y más películas

 

Y bueno, cuando no está leyendo, el traductor se encuentra descubriendo el mundo a través del cine. Para perfeccionar su sentido de la escucha, el traductor crece viendo cine de todo tipo. Es un hombre que aprende a reconocer el rostro de los actores y el modo en que sus palabras coinciden con sus emociones.

 

Por eso, un buen traductor es a la vez un experto psicólogo, un atento observador de cómo las palabras de una persona provienen de su alma y dan forma a las expresiones de su rostro. Tanto así que un traductor profesional se reirá al ver los contrastes de una misma película proyectada en idiomas distintos.

 

Esta es quizá una de sus entretenciones favoritas, porque le permite entender qué tan genial fue la persona que prestó su voz para caracterizar lo que otra persona realizó en cuerpo, voz y alma.

 

Una manía intensa por comparar palabras 

 

Una de las manías más interesantes que tiene un traductor es el modo en que se entretiene con las palabras. Un traductor siempre está construyendo algoritmos neuronales en su mente sobre el modo en que se relacionan las palabras. ¡Le apasiona el nivel de coincidencia que existe en el lenguaje!

 

Por eso, una palabra como father le causa una enorme fascinación al percibir que en español se escribe  padre, en latín es pater, en portugés es pai y en alemán vater. Luego cuando descubre que váter significa en español a baño, empieza a reírse solo en el autobús.

Y la risa continúa cuando relaciona al mismo tiempo al vater del alemán con wáter que significa agua en español. Al final el traductor se llena de asombro cuando se pregunta en qué momento water closet pasó a convertirse en el bathroom (baño) del inglés.

 

Alguien encantado por el sonido de las palabras

 

Sí existe una persona que disfrute a fondo cualquier tipo de literatura, es el traductor. Porque no solamente se trata del trabajo de entender un texto, sino de entender la acústica de sus palabras. Cada palabra tiene un sonido único para el traductor.

Por eso, es un experto en lograr que la musicalidad de un poema o un cuento se mantengan en uno u otro idioma. Igual que quien admira los pájaros o las flores, el traductor tiene un oído muy agudo para rescatar el sonido que se integra en cada palabra.

 

Su mejor amigo es el diccionario

 

Finalmente, todo buen traductor como amante de las palabras, suele tener un pacto sagrado con el diccionario, o con los diccionarios. Un buen diccionario no será suficiente para saciar el hambre intensa del traductor, quien siempre quiere conocer más y más significados.

 

¿Aprendiste algo nuevo? Comparte este artículo con uno de tus amigos.

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Featured Posts

El sentido de las palabras

February 20, 2018

1/2
Please reload

Recent Posts